Demian

demian

Per Nana Oniani, 4t ESO

Este es un libro del que he oído hablar desde hace bastante, aunque no me atreví a leerlo hasta hace poco. Yo solo sabía que era un libro sobre un chico, Sinclair, que conocía a un nuevo compañero de clase, Demian. No tenía ni idea de que el libro trataría sobre filosofía, religión, adolescencia e incluso la guerra. Tampoco sabía que este libro fuera tan ‘’viejo’’, ya que fue escrito hace casi cien años pero apenas se nota. Pienso que, de hecho, esto es uno de los aspectos más importantes de la obra y la razón por la que lo recomendaría. A diferencia de otros libros de siglos pasados que he leído, Demian parece atemporal (justo como el personaje) y transmite un mensaje casi universal.

Otra cosa que también me ha gustado mucho de este libro son los diferentes personajes, sus pensamientos, personalidad y el lugar que ocupan en la historia. Sinclair, por ejemplo, es un protagonista sumamente interesante y con el que uno puede sentirse identificado fácilmente. Al principio del libro es un niño que intenta ser perfecto, pero llega Demian y planta la semilla que acabará alterando su manera de pensar. Y aunque se dejen de ver varias veces, Sinclair es incapaz de olvidarlo, porque Demian para él representa el cambio, la diferencia y la atracción que uno empieza a tener durante la pubertad.

La manera en la que Hermann Hesse describe la evolución y adolescencia de Sinclair es magistral. Otros autores tratan la adolescencia como algo malo, una fase en el desarrollo de un individuo que es una carga para todos. Pero Hesse lo trata como una oportunidad para cambiar y crecer como persona, y es algo realmente reconfortante para un adolescente ser representado con respeto. Los monólogos interiores de Sinclair realzan esta característica. Cada frase que Demian pronuncia es analizada meticulosamente por Sinclair, y gracias a la narrativa en primera persona, pude entender mejor sus diferentes opiniones.

Lo que más recuerdo del libro es sin duda el final, me dejó vacía y sin poder pensar en nada durante todo el día. Pensé en como el lazo que compartían ellos dos se rompía y solo quedaba el vínculo que formaron durante su juventud. Durante toda la novela sentí que Sinclair estaba verdaderamente enamorado de Demian, la manera en la que lo describía, como aparecía en sus pensamientos tan fácilmente y como no se lo podía quitar de la cabeza. Es cierto que en los últimos capítulos Sinclair parece adorar a la madre de Demian, pero no puedo evitar pensar que eso es solo una mera capa, una idealización más por parte de Sinclair.

El simbolismo es muy importante en esta obra, no paran de surgir referencias sobre Caín y Abel, el bien y el mal, y como no todo es blanco y negro. Esta parte del libro la entendí superficialmente ya que yo no sé mucho sobre historia sagrada. Pero sí que pude entender cuál era su finalidad. Quizás toda mi interpretación de la obra cambie al pasar los años y, de hecho, creo que ese es el objetivo de la misma.

Este es el primer libro sobre filosofía que he leído y me ha encantado la experiencia. Lo importante no son los diferentes acontecimientos de la historia (aunque algunas partes sí que son importantes) sino el cambio, la evolución del pensamiento de una persona en concreto. No puedo encontrarle nada malo a este libro, quizás el hecho de no entender algunas referencias, pero eso no es algo grave para mí. Creo que este libro debería ser lectura obligatoria, tanto para adolescentes como jóvenes adultos.

Març 2018

 Institut Juan Manuel Zafra

Rogent 51 - 08026 Barcelona - Tel.: 934 350126 - 934 351 512 - Fax: 934 502 029 - email: iesm-jmzafra@xtec.cat
logo_consorci LOGO.ESCOLES.S.HORITZONTAL.1.COLOR